Besar o no besar, ¡he aquí la cuestión!

besos

Las relaciones familiares o con algunas amistades se tornan, en ocasiones, complejas con la llegada de un hijo. Mientras la criatura tiene edad de chupete, todo va más o menos bien. Algún momento tenso, algún tira y afloja… Esos momentos donde la abuela de turno apretuja al churumbel como si no hubiera un mañana mientras el pobre se intenta zafar como puede. Y tú, madre novata y complaciente, dices aquello de: “es la edad” mientras fuerzas una sonrisa que no pasa de ser una mueca.

Pero el tiempo vuela y el bebé pasa a ser un niño, se acabó la era chupete, ya no nos podemos escudar en la lengua de trapo, en la difícil época de los 2 años y entonces nuestro pequeño querubín suelta por esa boquita lo que quiere, pero sobre todo lo que no desea. Y ahí comienzan nuestros problemas.

Un día vamos a casa de los abuelos y ahí llegan ellos, especialmente la abuela, con el morro preparado para plantar esos besos sonoros –y a veces hasta mojados- a nuestro pequeñín. Y, ¿qué hace la criaturita? ¡¡Huir!! Esto en el mejor de los casos, creedme. También pueden sorprenderte con un “no te quiero besar”, “no me gusta besarte”, “déjame que no quiero” o se intentan zafar como pueden del beso abuelil.

Si estás con tus padres, puede que te encuentres con alguna mirada desaprobatoria, algún mohín o alguna afirmación tipo “qué mimado tienes al niño”. Y si estás en casa de la suegra, ¡horror!, su mirada te buscará ávida para hacerte saber que tú y sólo tú eres la culpable de que su querido nieto no quiera recibir esa cálida, húmeda y sonora muestra de cariño.

¡El dilema está servido! ¿Qué hacer?, ¿forzamos a nuestro decidido infante a besar aunque no quiera?, ¿le dejamos decidir lo que desea hacer? Os voy a contar nuestra experiencia, por si a alguien le puede servir. Rayo ha sido y es un niño extremadamente cariñoso pero sólo con quien quiere. Besos, arrumacos, abrazos, te quieros han formado siempre parte de su repertorio con nosotros, sus padres, y algunos miembros de la familia más cercana. Pero igual que puede ser el dulce más empalagoso puede convertirse en el Gremlin más desagradable de la galaxia. Y con algunos miembros de nuestra familia hemos tenido –y tenemos- este problemilla. El niño no quiere besar, ¿qué hacemos?

Hemos intentado explicarle que la familia le quiere y por eso desea besarle y abrazarle, pues son gestos que indican nuestro cariño por otra persona. Le ha entrado por un oído y salido por otro. Tras el primer fracaso intentamos hacerle ver que era un gesto de educación y que tampoco era para tanto, un besito y le dejaban en paz. Pero es más terco que una mula y a este niño no les sacas de sus trece. Y entonces llegó un día donde le sobornaron. Y una adulta, hecha y derecha y ya con canas que denotan su edad, le hizo una propuesta: “si me das un besito te doy un regalo”. El niño es terco, pero de tonto no tiene un pelo. Y cedió. La sobornadora creyó que un beso se convertirían en unos cuantos, pero no cayó en la cuenta que mi hijo es un negociador nato y aún recuerdo como de su boquita salía aquella frase: “dijiste un beso sólo, ya te lo he dado así que dame mi regalo”.

Por el momento la situación no ha mejorado, a sus 6 años sigue decidiendo a quién besa y a quién no. A la sobornadora no la besa a menos que haya regalito. Y por ello le llaman interesado. Pero claro, mi hijo es un niño y ella una adulta. ¿Quién obró equivocadamente?

Tras esta historia, ¿creéis que se debe obligar a los niños a besar por muy familia que sean los demandantes de tal muestra de cariño? La experiencia, pero sobre todo el sentido común, me dicen que no, mejor dejar a los niños decidir y no actuar como borreguitos. Diréis que está feo no besar a la familia, pero yo creo que más feo es obligar a dar una muestra de cariño cuando no se desea. ¿No os parece?

Belén Pardo

Belén Pardo

Se convirtió en madre en el 2007 y desde entonces está empeñada en sacudirse todos los complejos y los convencionalismos que acompañan a la maternidad. Psicóloga de formación y freelance dedicada a la comunicación en la actualidad, ha dado mil y una vueltas en el terreno laboral para poder conseguir la ansiada y casi imposible conciliación. Mamá sin complejos es una bitácora donde plasma sus opiniones y reflexiones sobre crianza, educación y psicología, entre otros muchos temas.

  • cm_watermelon

    Yo lo que no he entendido jamás es que creen que consiguen esos adultos. ¿De verdad piensan que sus nietos van a quererlos más si consiguen un beso por compromiso o a cambio de un regalo? Y a las que tenéis hijos, ¿no están relacionados los besos con la cercanía afectiva? Yo jamás tuve ningún problema en comerme a besos a mis abuelos, con los que vivía, a mi tía, a la que veía a diario, ni por supuesto a mi madre. Pero ¿esos extraños a los que solo veía de pascuas a ramos y que me trataban como si me conocieran? ¡Todavía odio tener que besar a esas personas y voy a cumplir 25 años!

    22 Octubre, 2013 at 6:02 pm Responder
    • Belén

      cm_watermelon, veo que hay cosas que no cambian con el paso de los años. Gracias por tu comentario guapa.

      Mo, eso mismo pienso yo, el cariño no se fuerza, así que ellos deben elegir lo que hacer, y nosotros respetarlo. Gracias por comentar.

      Mamá por bulerías, Rayo es super cariñoso con nosotros, pero él es muy selectivo a la hora de a quién brindar sus afectos. Poco puedo hacer. A quien le guste bien y a quien no…… pues eso, que se aguante ;P

      23 Octubre, 2013 at 12:15 pm Responder
  • Mo

    Yo al principio, con la familia directa, insistía un poco en que diera el beso de “cortesía” (mi peque es como el tuyo, cariñoso a rabiar con quién le da la gana), pero he acabado dejando de insistir. Todos tenemos filias y fobias, prefiero que el beso le salga de dentro.
    Besos!

    22 Octubre, 2013 at 6:52 pm Responder
  • Mamá por bulerías

    Yo estoy contigo, no voy q obligar a la niña…
    Además va por el camino de Rayo xq es cariñosa con nosotros pero con los demás no la gusta un pelo… Y yo lo veo lógico!

    22 Octubre, 2013 at 10:47 pm Responder
  • Marta MamáCachorro

    Desde luego que pienso igual que tu y no obligo a mi hijo a besar a nadie y cuando digo a nadie voy hasta el punto de que ha días que no quiere besar a su padre y no lo hace.

    Odio profundamente esa manía que tienen los adultos de querer comprar besos, sobre todo porque si el niño se acostumbra al soborno cualquiera puede acceder a ellos con cualquier oscura intención. Y esto es lo que le digo a los adultos que quieren comprar el beso de mi hijo. Cierto es que flipan y me tildan de exagerada pero me da igual y no me corto ni media. Quiero que a mi hijo se le respete y punto.

    Claro está que le hemos explicado que a la familia hay que quererla y saludarla con un beso es muestra de nuestro amor hacia ellos. Pero….

    Lo cierto es que ahora que mi Cachorro es pequeño creo más que nunca que es importante respetar sus sentimientos y hacerle entender que su criterio es tan importante como la del adulto que pretende imponer sus deseos.

    23 Octubre, 2013 at 12:28 pm Responder
    • Belén

      Marta, no puedo estar más de acuerdo contigo, creo que el respeto a los niños es fundamental. Y los adultos deberían aprender que los niños también pueden decidir. Gracias por comentar guapa. Un besote.

      23 Octubre, 2013 at 12:53 pm Responder
  • Gemma/El Sur

    Ya estoy aquí!!
    Pues yo nunca las he obligado a besar a nadie por que de pequeńa tenía a la típica tia-abuela en fase menopáusica sudando y sudando y me daba un asco darle un besoooooo, que quedé traumatizada para siempre.
    Y luego, los nińos no son tontos, a mi madre se la comen a besos y a mis suegros, ni se acercan; en fin. Mi suegra también tiene que recurrir al chantaje y al dar pena por que nadie la soporta por soberbia y altiva.

    Unos truqitos, por que en Espańa parece obligatorio dar besos pero en otros paises no se saluda nunca así. Por éstas zonas centroeuropeas, se da la mano, ya sea tu mejor amigo, o las otras madres del cole.
    En Argentina sin embargo, dos besos y una retahila de Cómo estás? Bien y vos, Bien, y vos? Bien Y vos? así a toda la clase!!
    Y mi favorito era en Hungría, los hombres de cualquier edad a las mujeres les tienen que decir: “Le beso la mano” y hacer el gesto de tomar su mano pero sin llegar a los labios, e incluso te puedes encontrar que si te lo presentan, el hombre va a dar un taconazo prusiano!
    Asi que la próxima vez puedes jugar con Rayo a que salude de diferentes formas, según le caiga bien la persona, seguro que a la chantajeadora le encanta el besamanos con taconazo prusiano, y a los demás que les dé la mano que para eso ya es un caballero y no un bebé.
    Espero que te haya gustado!
    Yo si te mando un beso!

    23 Octubre, 2013 at 12:38 pm Responder
    • Belén

      Gemma, queda claro que viajar no sólo te da amplitud de miras sino ideas de los más divertidas y variopintas, jajajaja. Me ha encantado. Se lo contaré a Rayo a ver qué le parece tu propuesta. Ya te contaré. Gracias por comentar. Un besazo.

      23 Octubre, 2013 at 1:20 pm Responder
  • aran

    yo no sé como actuaré cuando sea mama, pero espero no ser insistente, cansina y frustrada por no conseguir nada! jejeje lo que sí sé es como era de pequeña… por lo visto, la cosa más rancia para dar besos que haya existido jamás… yo quería mucho a mis abuelos, papis y a todo el mundo pero eso de los besos no era lo mío…( ahora de “mayor” al churri me lo como a bocaos, qué cosas! jajajaja) pero me cuentan que daba besos obligados excepto a una tía-abuela con la que me llevaba suuuuper bien… ya mi mami me preguntó un día que por qué no había co-ones a besarla… y le dije que es que tenía cositas en la cara que no dejaban de mirarme (berrugas…)
    eaaaa a quien le gusta besar berrugas…que levante la manO!
    un besoteeee wapis, feliz día!

    23 Octubre, 2013 at 1:26 pm Responder
  • Belén

    Hola Aran, jajajaja, a nadie le gusta besar cositas raras en caras ajenas, eso desde luego. Gracias por comentar. Un besote.

    23 Octubre, 2013 at 4:49 pm Responder
  • Silvia (Creciendo con Emma)

    Totalmente de acuerdo, aunque nos ponga en un compromiso a los adultos de algún modo debemos respetarles, es su cuerpo, y es importante cue desde el primer momento ellos manden sobre él. Un besote amore!

    23 Octubre, 2013 at 5:09 pm Responder
  • unaterapeutatemprana

    Ni obligar, ni sobornar… ¿tan difícil es de entender?… Pobres criaturas…
    Un beso (pero de los incondicionales).

    24 Octubre, 2013 at 11:31 am Responder
  • Leticia

    No he leido los comentarios, pero yo tengo 25 años, soy muy muy cariñosa con mis allegados, doy muchos abrazos a mis amigos, me sigue gustando tumbarme en el sofa con mis padres y que me hagan cositas en la espalda…pero soy muy fria con terceras personas, no me gusta dar ni dos besos a los desconocidos, no me gusta ese contacto, prefiero el apreton de manos pero como soy mujer, eso esta mal visto y la norma dice que tengo que dar dos besos. Lo hago cuando no queda mas remedio, pero no me gusta, y con los niños que veo, si son cercanos y quieren me los como a besos y por supuesto me chifla cuando vienen corriendo a darte un abrazo, pero si no son tan cercanos, no me gusta obligarles a darme un besito, prefiero sentarme a jugar con ellos sin mas y hacer el tonto. No creo que un niño que me de un besito porque sus padres se lo dicen sea porque me aprecia mas, uno de mis primos no quiere dar nunca besos y en cmabio le encanta cogerte de la mano para llevarte a hacer legos, y no creo que me quiera menos que su hermano que si da besos a todo el que se lo pide.

    29 Octubre, 2013 at 5:07 pm Responder
  • Eva

    ¿Quién quiere ser besado por extorsión? ¿De verdad merece la pena? ….me parece el beso más churro del mundo…
    Buen post, amiga!

    11 Noviembre, 2013 at 3:08 pm Responder
  • Olga

    Mi opinión es que NO hay que obligarles. A mi no me gustaba nada tener que dar besos y por eso no obligo a mis hijos. Tal y como dices ellos te dan besos cuando les sale de dentro, no hay que forzar eso y , aunque los abuelos no lo entiendan, no es que por eso les quieran menos.

    29 Junio, 2015 at 4:12 pm Responder
  • Juani.

    Los abuelos debemos ir mendigando los besos, abrazos y muestras de cariño cuándo te desvives por tus nietos ? Eso creéis las madres modernas de hoy en día ?
    Una cosa es obligar a un pequeño a besar o abrazar a esos familiares que solo ven de higos a brevas o gente para ellos desconocidos y otra muy distinta dar muestras de cariño a sus más allegados como abuelos y tios.
    Hay que fastidiarse ver como se comen a besos a sus madres mientras éstas parecen regodearse en ello y los abuelos ser meros espectadores de ese derroche de cariño y no pillar una pizca, y lo peor es no oir por parte de la madre, un simple….da un besito a los abuelos que te quieren mucho.
    En fin si pensáis que enseñar una muestra de cariño a los abuelos es obligar a un niñ@ a hacer algo en contra de su voluntad, quizás deberiais pensar que pasa con los abuelos que están solo para las necesidades u obligaciones sin tan siquiera recibir un te quiero o abrazo a cambio. Yo creo que como abuelos tenemos también unos derechos de ser tratados como nos merecemos, con respeto y cariño.

    19 Abril, 2017 at 4:46 pm Responder
    • Belén

      Hola Juani, gracias por tu comentario. La verdad es que si tu te desvives por tus nietos y tienes una relación cercana y cordial estoy segura que no tendrás que mendigar nada 🙂 Es normal que los niños se coman a su madre a besos, además así debe ser no? Qué maravilla ver que un niño adora a su madre. Por supuesto también quieren a otras personas cercanas a ellos, ojalá tuvieran la suerte todos de contar con abuelos que solo miran por ellos como parece ser tu caso.

      No me considero una madre moderna, sólo una madre sin más y por supuesto la idea es enseñar a mi hijo respeto y cariño por sus mayores. No estoy en contra de las muestras de cariño, faltaría más, sino de las obligadas. El cariño no debe darse la mano con la obligación. Y es que, insisto, si tú tienes una relación cercana y cordial con tus nietos seguro que no hace falta llegar a esos extremos.

      Creo que aquí no hablamos de derechos, sino de los sentimientos de los niños.

      Gracias de nuevo por dejarnos tu comentario.

      20 Abril, 2017 at 1:16 pm Responder

¿QUÉ OPINAS?