Alimentación en el embarazo

alimentación saludable en el embarazo

¿Comer por dos en el embarazo? No, es el primer mito que debes desterrar. El aumento excesivo de peso en la gestación se relaciona con complicaciones tan importantes para la salud como la diabetes gestacional. Tu matrona te indicará cuál es el aumento de peso adecuado en tu caso, dependiendo de tu peso previo a la gestación. Además, durante el embarazo puedes tener que cambiar algunos de tus hábitos como la forma de preparación de los alimentos, la rutina de higiene bucodental o evitar la ingesta de algunos alimentos por su posible toxicidad.

Si antes de quedarte embarazada ya seguías una alimentación saludable, los cambios en tu dieta serán mínimos. Cuando más cuesta acostumbrarse a las recomendaciones nutricionales en el embarazo es cuando los hábitos previos no eran los adecuados. Si es tu caso, ¡ánimo! Llevar una alimentación saludable es uno de los principales factores para gozar de la mejor salud posible.

Los principales nutrientes en la alimentación son las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas o lípidos:

  • Las proteínas son necesarias para el desarrollo de tu bebé y están presentes en la carne, el pescado (minimizando el consumo de pescados grandes como el pez espada o el atún, con alto contenido en metales pesados), los lácteos, las legumbres y los frutos secos.
  • Las grasas o lípidos, presentes en aceites vegetales, pescados, carne roja, son imprescindibles para el correcto funcionamiento neurológico de tu bebé.
  • Los hidratos de carbono han de ser la principal fuente de energía de tu dieta. Los podemos encontrar en legumbres, patatas, cereales, arroz, pasta, pan, azúcar (los azúcares simples presentes en bollería y refrescos mejor evitarlos, pueden empeorar una diabetes gestacional y repercuten negativamente en la salud bucodental favoreciendo las caries).

Además, en el embarazo hay que prestar especial atención a otros elementos, en concreto los niveles de ácido fólico, el yodo y el hierro. Los alimentos en los que más ácido fólico encontramos son las verduras de hoja verde, la soja, los cereales integrales, las nueces, garbanzos y aguacates. Algunos de los ricos en yodo son las algas (consumir esporádicamente, ya que los niveles en yodo pueden ser muy elevados), el bacalao salado, las gambas y la soja en grano. Recuerda utilizar siempre sal yodada en casa. La carne (de vacuno, pollo, pescado…), los cereales integrales, las legumbres y los vegetales verdes como las acelgas son algunas buenas fuentes de hierro.

Pero no sólo el tipo de alimentos es importante, debemos prestar mucha atención también a la forma de preparación. Asimismo, realizar varias comidas ligeras a lo largo del día evitará que pases hambre sin tener que aumentar la cantidad de alimentos. También conseguirás evitar largos periodos sin ingesta y bajadas de glucosa.

No olvides cepillarte muy bien los dientes durante al menos 2 minutos 3 veces al día o después de las comidas. Si aumentas las ingestas de alimento, pero no la higiene dental, la salud de tu boca lo notará mucho. Con una higiene adecuada reducirás la probabilidad de sufrir una gingivitis del embarazo, inflamación de las encías común en el embarazo por los cambios hormonales y el acúmulo de placa. Esa higiene pasa por establecer unos hábitos correctos, pero también por elegir los mejores productos específicos. VITIS encías es una gama formulada para prevenir y ayudar al tratamiento de la inflamación y sangrado de encías por gingivitis, especialmente eficaz durante el embarazo e incluye: cepillo dental de filamentos suaves y perfil plano y pasta dentífrica y colutorio con CPC (cloruro de cetilpiridinio). Antes de cada lavado usa la seda dental para eliminar los restos de comida entre los dientes, cepíllate y realiza un enjuague con el colutorio durante 30 segundos. Si adquieres esta rutina, estarás cuidando tu salud bucodental de la mejor forma.

Hay 2 infecciones que debes evitar en la gestación: la listeriosis y la toxoplasmosis. Para ambas es imprescindible que los alimentos que consumas estén muy bien cocinados y, si son crudos, muy bien lavados. Evita siempre la leche no pasteurizada o los quesos elaborados con ella.

Y no olvides que el tabaco, el alcohol y el exceso de café no son recomendables en el embarazo. Lo ideal es suprimir completamente el consumo de tabaco y limitar el café a 2 pequeñas tazas al día. Si deseas dejar de fumar y no lo consigues, tu médico, tu dentista y tu matrona te pueden ayudar a lograrlo.

Jade Magdaleno

Jade Magdaleno

Matrona, Sexóloga y estudiante de Psicología. Combina su labor en paritorio, urgencias y preparación al parto con la formación continuada y la labor divulgativa en www.matronaonline.net y en la Universidad Autónoma de Madrid, en el Grado de Enfermería. Comprometida siempre con la mejora en la asistencia a la mujer, trabajando por un trato más humano y respetuoso.

¿QUÉ OPINAS?