Actividades extraescolares: ¿necesidad del niño o de los padres?

actividades-extraescolares

Ha llegado el final de las vacaciones de verano y sin darnos cuenta nos hemos metido de lleno en la rutina y el inicio de las clases. Septiembre llega severo a sacudirnos tanto relax estival. El despertador suena ya puntual, no vale hacerse el perezoso en la cama, “hijo acábate el desayuno”, “cariño no olvides cepillarte los dientes”, “venga que no llegamos”. Y así damos la bienvenida al nuevo curso escolar.

Vamos con una agenda propia de un ministro para cuadrar nuestros horarios y los suyos. Tenemos aún unos días por delante para cerrar las actividades extraescolares del año, que son ya un clásico indispensable en la vida de toda familia. Pero, ¿son obligatorias?, ¿son beneficiosas?, ¿podemos/pueden vivir sin ellas? El mundo de las extraescolares es complejo, pero como padres debemos tener en cuenta algunas premisas para que ese tiempo sea grato para nuestros hijos.

  • Las clases extraescolares mejor a partir de los 4 o 5 años. Antes, lo que los niños necesitan al salir del colegio es descansar y jugar. Un ratito de parque será la mejor actividad que puedas darle.
  • No son obligatorias pero se recomienda realizar al menos alguna actividad física semanal.
  • El deporte es salud, pero aquel que le guste a tu hij@. Si tiene dudas es momento de probar varias actividades para que pueda escoger aquella con la que se sienta cómodo.
  • No le obligues a ir a una extraescolar que no le guste. No hay nada peor para un niño que hacer algo que detesta. Este tipo de actividades deben ser sinónimo de ocio, diversión, hasta cuando vayan a clases de inglés o ajedrez. Todo puede ser divertido. Si es una obligación, si no se siente bien haciéndolas, cambia o no le lleves.
  • Si van siendo mayores y tienen tiempo, alterna una actividad física con una más ‘intelectual’. Un deporte como natación, baile, fútbol, atletismo con clases de inglés, música.
  • Si tu hij@ es muy tímido o le cuesta relacionarse con los demás, apuesta por apuntarle a deportes de equipo. Te sorprenderán sus beneficios.
  • Elige actividades en el colegio o en la zona donde vives, pues de este modo tendrá compañeros que seguramente conocerá y se sentirá más integrado de inicio.
  • El número de actividades dependerá de cada niño. No olvides que cada niño es un mundo y las comparaciones son odiosas. Habrá niños que con una única extraescolar se sientan saturados y otros que necesiten clases diferentes cada día.
  • Las actividades extraescolares no deben restar tiempo de estudio, especialmente en los niños más mayores. Si cuando llegan a casa se sienten cansados o ves que no tienen suficiente tiempo para sus tareas, te recomiendo replantear sus horarios.

No olvidemos además que los niños necesitarán, tengan la edad que tengan, tiempo de juego y hasta tiempo de aburrirse. Los horarios y las actividades extraescolares están bien pero no debemos saturarles. Es un hecho que estas clases nos ayudan a los padres a conciliar, pero no debemos abusar.

Y vosotros, ¿ya tenéis cuadrada vuestra agenda ministerial?

Belén Pardo

Belén Pardo

Se convirtió en madre en el 2007 y desde entonces está empeñada en sacudirse todos los complejos y los convencionalismos que acompañan a la maternidad. Psicóloga de formación y freelance dedicada a la comunicación en la actualidad, ha dado mil y una vueltas en el terreno laboral para poder conseguir la ansiada y casi imposible conciliación. Mamá sin complejos es una bitácora donde plasma sus opiniones y reflexiones sobre crianza, educación y psicología, entre otros muchos temas.

  • Marta de Cuando la manada duerme...

    Totalmente de acuerdo contigo Belén.

    En nuestra ciudad, en verano, el Ayuntamiento organiza “la semana del deporte” y ahí ha sido donde mi peque a descubierto su pasión (el fútbol no tiene por qué ser la única opción para los niños).

    Creo a pies juntillas que jamás hay que obligarles a nada que no les divierta. Bastante tienen muchos con ir al colegio en donde no puede escoger.

    Como bien dices, o yo entiendo, las extraescolares siempre han de ser un momento de ocio y no combertirse en ese momento dramático en el que se lleva al niño a sufrir porque necesitamos que esté en algún sitio.

    16 septiembre, 2016 at 11:14 am Responder
    • Belén

      Hola Marta, las extraescolares a veces son vistas como ese tiempo de más que muchos padres tienen para llegar a tiempo a por los peques. No deja de ser duro para ellos desde luego. Pero si debemos elegir siempre hacerlo con nuestros hijos, respetando sus gustos y preferencias. Me alegro que tu chiqui haya descubierto lo que le gusta. Lo importante es darles varias opciones de inicio. Feliz inicio de curso y un besazo 🙂

      16 septiembre, 2016 at 3:06 pm Responder
  • Noelia - Golosi

    Nunca he forzado a mis hijos a hacer ninguna extraescolar, no lo necesito y de hecho para mí es más una atadura que una salvación, ya que solo trabajo por las mañanas. El pequeño (5 años) “solo” hace música un día a la semana. La mayor (8 años) hace baile dos días y pádel uno, y aunque me habría gustado que hiciera un deporte de equipo, como básquet, no la he forzado. Pero precisamente ayer salieron las extraescolares del cole y vi que se ofertaba ajedrez y es solo un día a la semana, una hora. De primeras ella me dijo que no, pero le dije que debía hacer alguna actividad más intelectual y bueno, como que aceptó aunque a regañadientes. La verdad es que fue la excusa para “convencerla”, no creo que ahora mismo necesite ejercitar la mente más, pero es una niña a la que le cuesta probar e ir a sitios si no conoce a nadie y me pareció una buena forma de darle un empujón. En caso de que salga el grupo para hacer la extraescolar en el cole y vaya a ajedrez, hemos acordado que de momento el primer trimestre será de prueba, así que si luego tiene claro que no quiere seguir no lo hará.
    Ya veremos.

    16 septiembre, 2016 at 2:02 pm Responder
    • Belén

      Hola Noelia, tienes razón cuando dices que a veces a los niños hay que “empujarles” o animarles un poco a hacer ciertas cosas. Con mi hijo me pasa a veces, pero como bien dices siempre respetando su opinión. Si en estos meses no le hace mucha gracia siempre hay tiempo para borrarla. A ver qué tal la va 🙂 Un beso y gracias por tu comentario.

      16 septiembre, 2016 at 3:08 pm Responder
  • Mamá arcoíris

    Nuestra hija es un bebé de 13 meses aunque hablando con madres de otros niños de su edad descubres que muchos ya hacen natación, música e ingles desde el año pasado. No se pero me parece algo excesivo para niños tan pequeños aunque hagan estas actividades con sus padres.

    Nosotros de momento no la hemos apuntado a extraescolares pero yo que trabajo en un centro de refuerzo, vivido la sensación de que algunos padres traen a sus hijos para “aparcarlos”. Puedo entender la necesidad de estas actividades para conciliar pero si lo necesitas, creo que puedes buscar una actividad que le guste a tu hijo (o que necesite).

    16 septiembre, 2016 at 7:20 pm Responder

¿QUÉ OPINAS?